miércoles, 21 de diciembre de 2011

Autoevaluación


En este post, y como autoevaluación, no voy a intentar citar individualmente todo lo que he aprendido de esta asignatura, ya que sería muy difícil lograr plasmar en unas pocas líneas toda la esencia de la asignatura.

No voy a realizar una valoración en la cual se elogie la asignatura, los métodos utilizados, o al profesor, ya que pienso que lo que he experimentado a lo largo del cuatrimestre merece mucho más que eso.

Este será el último post sobre la asignatura pero no sobre los temas relacionados con ella ya que, a pesar de que todavía no tengo decidido si seguiré utilizando el blog, si sé que mi aprendizaje continúa y que de una forma u otra dejaré constancia de él y trataré de que otros se beneficien de mi experiencia.

Hasta este momento, no he aportado demasiadas opiniones personales en mis posts, e incluso he permanecido algo “apartado” en clase. Pero eso no quiere decir que no haya aprendido, o no haya hecho nada por aprender. Todo lo contrario. He escuchado atentamente cada tema, cada experiencia, cada frase y cada palabra. Y sinceramente, me ha servido de mucho.
Desde el primer momento he estado completamente abierto a los distintos puntos de vista que mis compañeros y mi profesor me han aportado. Y la verdad es que todos han sido muy interesantes y sobretodo productivos.

He tratado de esforzarme por mejorar, por auto superarme a mí mismo, no solo como educador, sino también como persona. He tratado de adquirir nuevos conocimientos, profundizar en las entramadas redes que tejen nuestra sociedad. Y lo más importante es que lo he conseguido. Estoy muy contento, porque he experimentado un gran cambio en mí desde el inicio del curso hasta hoy.
He visto día a día que el mundo en el que vivimos, hay millones de cosas que están mal, muy mal, empezando por el sistema educativo y terminando en problemas que ni si quiera hemos tratado en clase. Mi aprendizaje ha ido más allá del movimiento, a las situaciones cotidianas que observamos día a día, a los problemas que existen en el mundo, los cuales todos conocemos, pero ninguno de nosotros pone solución. Ni siquiera lo intenta.

Tal vez alguien piense que él solo no puede hacer nada contra esos problemas, que una persona es insignificante e insuficiente a la hora de tratar de solucionar esos problemas. Pero la realidad es que no somos una persona, sino millones de personas. Y si todos aportamos nuestro pequeño grano de arena, el mundo puede cambiar.

Y en función de esto creo que yo, que todos nosotros, como educadores tenemos el deber de, al menos, tratar de seguir con ese cambio. Porque ese cambio ya se ha iniciado hace tiempo. La asignatura nos lo ha hecho llegar a nosotros y nosotros deberemos hacérselo llegar a mucha otra gente para que a su vez esa gente pueda transmitírselo a más gente.

Tal vez parezca una locura, pero yo personalmente creo en ello. Se puede lograr a través de muchas maneras, y yo lo voy a intentar a través del movimiento. Educar, crear y mejorar. Esta asignatura trata de mucho más que de Educar en el movimiento. Trata de educar en la vida, de formar personas más humanas. Y eso vale mucho más que un notable o un sobresaliente.
Esa nota me la reservo para el final de mi labor como educador, porque solo dentro de muchos, muchos años, podré girar la vista atrás y ver si realmente he logrado transmitir todo lo que he aprendido. Y me esforzaré porque esa calificación sea excelente.

Lo importante no es el objetivo, sino el camino que recorres hasta llegar hasta él.


Podría decir muchísimo más, pero no terminaría nunca. Solo una última cosa con la que me gustaría quedarme yo y transmitir a los demás. Algo que desde el primer momento puse en el blog, bajo el título del mismo: “Algún día el mundo será nuestro”, y seremos nosotros los que tendremos la responsabilidad de mejorarlo.


Muchas Gracias.

martes, 13 de diciembre de 2011

Una alternativa a la educación infantil

La mayor ventaja educativa, sin duda ninguna, es la capacidad que tiene un cuento de transmitir valores. Quizás no hayamos reparado conscientemente en ello, pero si lo analizamos, la mayoría de los valores más firmemente arraigados en nuestra propia personalidad llegaron a nosotros de la mano de algún cuento.

Todas las historias, y los cuentos son una más, tienen un argumento lógico que une las distintas partes, haciéndolas mucho más fáciles de recordar. De esta forma, nuestra memoria almacena precisamente ese hilo argumental porque es la unión de todos esos elementos y, por tanto, la forma más sencilla de tener acceso al resto de detalles de la historia. Y es precisamente la moraleja el mejor resumen de un cuento, y por tanto lo que mejor retenemos del mismo.

Igualmente hay que destacar la utilidad de los cuentos para enseñar cosas nuevas. Precisamente por la facilidad con que se recuerda la historia principal, y por su importancia como nexo de unión, el cuento permite acceder fácilmente a los demás detalles. De hecho, las historias han sido utilizadas siempre para transmitir ideas y conocimiento, empezando por la mismísima Biblia y el propio Jesús de Nazaret, cuyas parábolas fueron una forma de enseñanza realmente reveladora. Si no, podéis hacer la prueba vosotros mismos, si habéis visto alguna película o documental sobre algún tema histórico, seguro que recordáis el momento de la historia mejor que otros que no se han visto reforzados con imágenes.

Además de usar los cuentos tradicionales, podemos intentar personalizar los cuentos porque, además de ser potentes herramientas de educación y enseñanza, los cuentos inventados y personalizados antes de dormir permiten establecer un nexo fortísimo con los niños. Al ser inventados y originales cada día, quien los cuenta debe dedicar toda su capacidad y atención, aunque sólo sea durante ese momento; y eso es algo que los niños, acostumbrados a ser el centro de atención de actos, pero no de pensamientos (muchos padres tienen demasiadas preocupaciones como para aparcarlas totalmente, aunque sólo sea un rato) perciben con gran agradecimiento y entusiasmo. Y al personalizarlos, los padres se obligan a escuchar y atender a sus hijos, y los niños se sienten verdaderamente especiales. Esa carga emotiva tan grande es otro importante factor que facilita la memorización y asimilación de lo enseñado en esos cuentos.

Finalmente, contar cuentos sin libros ni dibujos, es una ayuda muy eficaz para contrarrestar la falta de atención que sufren muchos niños actualmente , provocada por vivir en un mundo con tantos estímulos visuales. Con la tranquilizadora presencia de sus padres, los niños abren sus oídos dispuestos a transportarse al mundo del cuento, y sin darse cuenta, están aprendiendo a centrar su atención, utilizando el oído como sentido primario, (al contrario de lo que sucede durante el día) y acentuando su imaginación.

Un cuento personalizado es una herramienta increíblemente eficaz para “analizar” los comportamientos de los niños durante ese día. Aprovechando la cercanía en el tiempo y la frescura de sus recuerdos sobre lo acontecido, mediante el cuento podemos alabar lo que hayan hecho bien, o censurar y tratar de cambiar aquello que no hicieron tan bien. En ese momento tan emotivo, los niños están tan accesibles y dispuestos, que un cuento que ejemplifique claramente la actitud a seguir será mucho más eficaz que varias horas de sermones y buenas palabras.


Fuente: aqui

lunes, 12 de diciembre de 2011

21 Dias Sin comer.

Fantástico documental en el que la protagonista trata de aproximarse a la anorexia. ¿Qué les ocurre a las anorexicas en los primeros días de dejar de comer? La respuesta está aquí.













Entrevista a una Anoréxica

CRISTINA TRILLA · EX ANORÉXICA

Cristina habla con una sensatez infrecuente en una joven de 25 años. Se nota que ha sufrido y que ha vencido, que se ha reconectado a la vida. Ha aprendido a ser ella misma, singular, valiosa, y no una silueta que encajar en un patrón externo, ideal. Ha aprendido a dejar de juzgarse severamente, malquererse y maltratarse. Me insiste en que la anorexia es una terrible enfermedad mental que distorsiona la imagen de uno mismo, en pos de un demente ideal. Un ideal impelido por un entorno social que prima el aspecto físico, la esbeltez, lo light… Y eso pesa. "¡Yo hoy me niego a comprar nada light!", sentencia Cristina. Su libro "¡Hoy he decidido dejar de comer!" (Styria) narra en forma de diario su travesía por la anorexia, por si puede ser útil.
Tengo 25 años. Nací en Lleida, pero me he criado en Barcelona y aquí vivo. Estoy estudiando sexto de Medicina. Ahora no tengo pareja. He sido anoréxica de los 17 a los 24 años, y me he curado. He sido una enferma y ahora soy otra persona. Esa foto publicitaria de una anoréxica da alas a las enfermas: ¡ven que hay margen para emularla!

- ¿Cuándo supo que era anoréxica?
- Yo me daba cuenta en muchos momentos de que iba mal, pero era incapaz de corregirme.

- ¿Cuándo empezó todo?
- Con 17 años, un día me propuse dejar de comer para bajar de mis 62 kilos a 55 kilos.

- ¿Y por qué en aquel momento?
- En septiembre empezaba en la universidad, y temía no gustar, por mi cuerpo...

- ¿Y por qué 55 kilos?
- Vi un anuncio en la tele en el que una chica ideal - incluso recuerdo el color de sus mallas: azules-, después de hacer ejercicio, se pesaba. Y la báscula marcaba 54,6 kilos. Yo iba a bajar sólo hasta 55 kilos...

- ¿De verdad ese anuncio televisivo la empujó a la anorexia?
- Me incitó. La conducta de la chica era la mía: ¡obsesión con el cuerpo! La anorexia es eso: obsesión por el cuerpo y por la comida.

- En tal caso, todos estamos rodeados siempre de estímulos anorexógenos, Cristina...
- Es que entras en una tienda de ropa femenina y todo son tallas en las que caben sólo un cierto tipo de cuerpos. O entras en un súper y hay más productos light que normales. Buscamos ser ligeros, ligeros...

- ¿Para ser más felices?
- Para desaparecer. Porque nos rechazamos. La anoréxica ve horroroso su cuerpo, lo rechaza, querría hacerlo desaparecer... ¡La anorexia es una enfermedad psicológica!

- Que puede matar.
- Antes muerta que comer y subir un gramo de peso, sí. De hecho, estás ya muerta: ¡renuncias a miles de cosas de la vida!

- ¿Hasta qué punto dejó usted de comer?
- Empecé por una dieta muy severa, guiada por una endocrina. Y bajé de los 60 kilos. La endocrina me dijo que ya estaba bien así. Pero entonces yo me negué a parar, yo quería llegar a los 55. ¡Estaba enganchada!

- ¿Enganchada a qué?
- A mi cuerpo: quería verlo adelgazar. Así, sufrir hambre me deparaba placer. Pesarme y ver que había bajado un gramo ¡un solo gramo! era un chute de triunfo. Una adicción.

- ¿Comparable a la alcoholemia?
- A cualquier drogodependencia. Vives dependiente de lo que comerás o de lo que no comerás, de tu imagen. ¡A todas horas!

- ¿Qué tácticas seguía?
- Bebía cuatro litros de agua - ¡u ocho!- para "eliminar toxinas", pasaba cinco horas diarias - ¡o más!- en el gimnasio...

- ¿De dónde sacaba tiempo?
- De estudiar, dormir, salir con amigos...

- ¿Qué más hacía?
- Ducharme con agua fría antes de salir de casa, porque me parecía que la caliente me "dilataba"... ¡Desarrollas muchas paranoias!

- ¿Y con la comida?
- Primero no comía postre, luego me saltaba comidas, o fingía sonarme y echaba bocados en el kleenex, escondía la comida y luego la tiraba, o la vomitaba...

- ¿Y sus padres? ¿Sabían todo esto?
- Estaban muy preocupados. Pero no podían hacer nada: sólo una misma desde dentro puede actuar. En casa, mi madre siempre había seguido dietas, y desde niña yo oí lo de "hoy he sido mala" por comer según qué...

- ¿Hasta qué peso llegó usted a descender?
- No, eso no se lo diré.

- ¿Por qué?
- Porque la anorexia es como una competición. Si una anoréxica lee aquí el peso al que yo bajé, querrá emularlo... o bajar más.

- Quizá frena si ve el cartel de Toscani...
- ¡No, al revés! Una anoréxica pensará: "A mí aún me queda mucho margen para llegar hasta ahí", lo que le da mecha para seguir... Ese cartel, pues, es muy pernicioso: no disuade a una anoréxica, sino que la estimula.

- Le agradezco la reflexión.
- Tengo amigas delgadas que no son anoréxicas, y otras con sobrepeso que lo son: esta enfermedad está en la cabeza. Y desarrollas gran capacidad para mentir: a mis padres les decía que salía a cenar con amigos, a los amigos les decía que venía cenada de casa... Y, así, ¡una comida menos!

- ¿Su salud no se resentía?
- Perdí la regla, vomité sangre... Todo eso me preocupaba... pero no me frenaba.

- ¿Sigue hoy siendo anoréxica?
- No. Estoy curada hace un año.

- ¿Cómo ha sido eso?
- Un día entré en un ascensor, me vi en el espejo, y me asusté. Ese día me vi de verdad. Llamé a un centro especializado... Y he seguido un tratamiento durante tres años.

- ¿En qué ha consistido el tratamiento?
- Trabajo en grupo, guiado por terapeutas. Aprendes a desentenderte de las comidas: ellos te dicen cuándo y qué comer, para que así reaprendas a focalizar la mente en otras cosas distintas a la comida y el cuerpo.

- ¿Por ejemplo?
- Un día te hacen salir de fiesta sin peinar, sin maquillar, sin vestirte de modo especial... Lo hice y... ¡y lo pasé la mar de bien! Y así vas aprendiendo a ser menos dependiente de tu aspecto, y a gozar de esta vida.

- ¿Vivimos pendientes de nuestro aspecto?
- Sí. Y juzgamos a los demás por su aspecto, por su figura, su ropa... No les damos muchas oportunidades más allá de su pinta. Es una pena, es una pena...

- ¿No teme una recaída?
- Cuando voy a comprar ropa, confieso que me pongo algo nerviosa... Procuro evitarlo... Pero no, ya no estoy enganchada al cuerpo: ya soy una persona distinta. Pienso diferente, siento diferente, reacciono diferente.

- ¿En qué sentido?
- Antes me sentía pequeñita, incapaz, insegura, temerosa, frustrada, avergonzada... y ahora ya asumo mis debilidades: ¡aceptarlas me hace sentir fuerte! Me he humanizado.

La Vanguardia - La contra - VÍCTOR-M. AMELA - 29/09/2007

jueves, 8 de diciembre de 2011

Ultimas noticias.

Esta misma noche, viendo el telediario mientras cenaba, me he topado con esta noticia

De ella, me resaltan varias palabras:

- Elite Model Look.
- Trescientos cincuenta mil jóvenes de todo el mundo.
- Entre 14 y 22 años
- Eliminatorias a nivel mundial
- Una factoria de modelos con la que sueñan miles de jóvenes en todo el mundo.

Y para terminar, una modelo que mide 1,79 y es muy delgada (40kg? tirando por lo alto).

Bien, pues todo esto me recuerda a algo.. Veo un Gran Gorila aquí escondido, y lo voy a destapar. Viendo la noticia podemos observar que una modelo muy delgada ha ganado el concurso. Es obvio que es Ana.. ¿o quizás Mia?

He visto la noticia y no he podido evitar recordar a todas esas pobres chicas que quieren ser "Princesas" de un mundo que ellas mismas inventan. Y me pregunto qué pensarán al ver esa noticia. ¿que macabras ideas se implantarán en sus mentes? No tardo en encontrar la respuesta.

Han visto reafirmados sus ideales.. han envidiado a esa chica de 1,79m y de extrema delgadez, por llegar hasta ahí con su esfuerzo y dedicación en no comer. Y no solo eso. Ahora piensan con más fuerza todavía que la anorexia es triunfar sobre las demás personas. Porque una anorexica ha triunfado sobre toda las demás chicas en el concurso más importante de Modelos.

Chicas de 14 a 22 años, chicas como ellas, están ahí y han logrado ser Ana y Mia. Eso les dará fuerza para seguir adelante con sus ideales.

Sinceramente la noticia me ha parecido francamente una vergüenza. Al igual que dar ganadora a esa chica. ¿Quién va a sacarla ahora de ese gran hoyo en el que se encuentra? Porque si ha ganado un concurso gracias a no comer, ha recibido un refuerzo muy positivo, lo que afianzará su comportamiento en ese sentido. La televisión debería haber censurado esa noticia ya que, más que informar a cerca de los problemas de la anorexia, ha impactado directamente en las mentes de las niñas, fomentandola.

Y para colmo, citan estrellas de la fama, como Cindy Crawford, añadiendo que gracias a ese concurso se han convertido fantasticas modelos. Lo cual todavía fomenta más la aversión a la comida para las anorexicas/bulímicas.

Los medios de comunicación deberían tener más cuidado con los ideales que transmiten indirectamente. No patrocinemos a Ana y Mia.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Signos de identificación ANA y MIA


Cuanto más me adentro en este tema, más horrible me parece. Blogs, Videos, Comunidades, Chats!! Esta enfermedad abarca todo eso y más.. Ana y Mía se propagan por la red como auténticas epidemias. Miles de jovenes sufren esta enfermedad y están aferrados a ella. Me he colado en uno de esos chats y es verdaderamente horrible lo que se dice ahí.. cómo ocultan su enfermedad a los ojos de sus personas cercanas, cómo rinden culto a Ana y Mia, cómo luchan contra la necesidad de ingerir alimentos.. Realmente es escalofriante, y lo peor de todo es que esas páginas web siguen ahí, permitiendo que se fomente el reclutamiento de jóvenes hacia ésta enfermedad.. No me lo puedo creer..

Este es uno de los chats donde se dan a conocer, tras la máscara de la red, Anas y Mias de todo el mundo..

[ Copy this | Start New | Full Size ]



La anorexia y la bulimia nerviosas son dos trastornos mentales con serias

Así, las adolescentes que crean estas páginas han desarrollado dos formas de identificación:

El lazo blanco.- Muchas de ellas colocan un lazo blanco virtual en las páginas que confeccionan, o lo pegan en sus carpetas, como símbolo reivindicativo de su “estilo de vida” o como forma de reconocerse.
Las pulseras.- Las jóvenes pro-ANA se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas y, las pro-MIA, hacen lo propio pero utilizando el color morado. De esta forma pueden reconocerse unas a otras en cualquier sitio: una hamburguesería, la cola de un cine, un pub o en la playa o la piscina. En caso de duda se plantean señalarse disimuladamente la pulsera para ver si la otra hace lo mismo, en cuyo caso ya no queda lugar a dudas.

Fuente:

Reportaje sobre Ana y Mia, Princesas de internet


Ser 'princesa' es más que una imagen: es un estilo de vida. Una forma de adornar lo desagradable de los trastornos de la conducta alimentaria. Nos adentramos en el peligroso fenómeno de la anorexia y la bulimia en la Red.

Bienvenidas. Éste es un blog para aquellas que buscan un sueño y que se sienten incomprendidas, que están cansadas de que todos vengan a decirles "no hagas eso, te estás matando, la felicidad no reside en el físico" y semejantes bobadas. Decidir luchar por un sueño es mucho más que pesar X kilos, es el esfuerzo, es la superación día a día, es la ilusión porque sabes lo que quieres, y sobre todo es conseguirlo :-). Espero que este blog no sea sólo un monólogo mío, porque creo que tenemos que estar unidas en esto, ayudarnos y darnos muchos ánimos. Porque nadie dijo que fuera fácil ser princesa".

Alejandra expresa su estado de ánimo a través de un fotolog, un espacio de Internet en el que los usuarios cuelgan una foto diaria y añaden un texto breve debajo. El anterior era su mensaje de bienvenida. A los 17 años, su felicidad es una ecuación inane que mide en función de su ingesta. Por eso ha sido un "finde perfecto", porque nadie más que ella ha controlado lo que comía. En tres días no ha sumado ni 500 calorías.

Lo cuenta a través de una conversación en línea. Ella es una princesa, una prin de Valencia. Cursa segundo de bachillerato. Quiere ser arquitecta. Estudia mucho. Se exige todo lo que puede. Desgrana su "buen" fin de semana empezando por el sábado: "Quedamos las princesas de aquí para pasar la mañana juntas y comer por el centro. Comer = no comer nada". Fueron cuatro chicas a la cita, todas se habían conocido a través de distintas redes sociales de Internet. Y se explica: "Una princesa es aquella persona que tiene anorexia, bulimia u otro trastorno alimentario. Nos distinguimos por pulseras. Todas llevamos pulseras en nuestra muñeca izquierda y según el color tienes un trastorno o tienes otro. Es como para reconocernos". Cuentas rojas si eres Ana (anoréxica). Cuentas moradas si eres Mia (bulímica). "Ser princesa significa dejar de compadecerse y empezar a luchar por lo que te propones". Alejandra tiene una meta. Un final feliz para su cuento de hadas expresado en kilos: 50. Y ahí sigue, "luchando por un sueño". Nadie dijo que fuera fácil ser princesa.

Internet se ha convertido en el refugio de miles de jóvenes con trastorno de la conducta alimentaria (TCA); han creado un universo propio con sus símbolos y su imaginario, sus códigos, su lenguaje. Actualizan casi a diario un blog o un fotolog en el que desmenuzan la parte de su existencia que gira en torno a su cuerpo, a lo que comen, dejan de comer o "purgan". Todos interconectados. Lo adornan con fotos de sus thinspirations (del inglés, inspiración de delgadez), como la modelo Kate Moss o la actriz Keira Knightley; e imágenes de mariposas, libélulas y otros seres etéreos. Vestidos vaporosos, mujeres escuálidas con coronas y diademas. La belleza de aspecto frágil es el primer mandamiento de su iconografía.

Las chicas participan en foros, cuelgan vídeos en Youtube, se dan consejos y se apoyan. Se desahogan. "Ser princesa", comentaba a través del Messenger una chica de 17 años, "es más que una imagen. Es una forma de vida de cuento de hadas. Como el de las modelos y las actrices". Su blog tenía el nombre "48*", en referencia a su "meta", y en el subtítulo se podía leer: "Quod me nutrit me destruit [lo que me nutre me destruye, en latín]", una frase que la actriz Angelina Jolie se hizo tatuar en el abdomen.

Las comunidades pro-Ana y pro-Mia pasaron relativamente inadvertidas en sus orígenes. Eran webs de difícil acceso para no iniciados. Pero saltaron a los titulares y se disparó el estado de alerta. La primera en poner el grito en el cielo fue la influyente presentadora estadounidense Oprah Winfrey, que dedicó en 2004 uno de sus programas al fenómeno y dijo: "Estos sitios de Internet son como poner una pistola en manos de alguien que está deseando suicidarse". Comenzaron a cerrarse páginas pro-Ana y Mia. Ningún proveedor de servicios quería verse relacionado con estas ideas.

"Desde entonces, el fenómeno no ha dejado de crecer y consolidarse como una realidad", escribía José Miguel Campos en la revista Frenia, de historia de la psiquiatría (Vol. VII, año 2007). Después de cuatro años de estudio de las redes sociales de estas chicas, Campos, sociólogo de la comunicación, está convencido de que perseguir y cerrar páginas va contra la lógica de Internet. El número de webs pro-Ana y Mia creció un 470% entre 2006 y 2007, según la empresa de seguridad informática Optenet. Un crecimiento mayor que el de las páginas de redes sociales. "Nos creemos que cerrarlas es la solución. Mejor eso que nada, se suele decir. Pero puede que sea lo contrario: lo ocultas, lo estigmatizas, ellas se esconden, se crecen y radicalizan", explicaba Campos.

Muchas de estas chicas suelen incluir en un lateral de su diario digital el siguiente mensaje: "Este blog apoya la libertad de expresión". A Alejandra, la chica que sueña con pesar 50 kilos, le desactivaron el suyo poco antes de acceder a ser entrevistada. Al día siguiente abrió una nueva cuenta en www.fotolog.com, añadiendo a su antiguo nombre de usuaria un 2. Y dejó un comentario a sus amigas: "Si lo vuelven a cerrar será igual, pero con un 3, y así sucesivamente".

La apología de la anorexia y la bulimia no es un delito. Aun así, la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía (BIT) elaboró en 2008, por encargo de la Fiscalía de Madrid, un informe interno sobre el fenómeno pro-Ana y Mia en Internet. En él se aseguraba que existe "un número indeterminado" de páginas de este estilo en español, abiertas y accesibles a todo el público. El estudio perfilaba al usuario medio: mujer en un 95%; de entre 14 y 21 años; el 60% se está iniciando y no ha llamado la atención de su entorno familiar y social; el 23% se encuentra ya en una fase de desarrollo del trastorno y reconoce haber despertado la preocupación de ese entorno; el 17% dice encontrarse bajo tratamiento médico y psicológico. Enrique Rodríguez, inspector jefe de la BIT y director del informe, defiende el cierre de estas páginas, pero reconoce sus efectos adversos: "Hay que cerrarlas porque son perjudiciales. Pero tampoco es seguro que sirva de algo: las chicas enseguida abren otras y, además, se las encierra en un gueto, se queda en algo secreto. Y eso tampoco es bueno".

Maia vive en ese gueto. Escribe un blog al que sólo pueden acceder los usuarios que ella decida. No todos pueden ver su entrada del 1 de noviembre de 2008, en la que se ha borrado la cara de las fotografías. Otros días se ha dejado ver gritando desesperada a las tres de la mañana. Insomne. Fumando. Con lágrimas corriéndole el maquillaje. O vestida a la última, coqueta y alegre, lista para salir de casa. La ciclotimia está ligada a los TCA. Subidas y bajadas. Euforia y depresión. Por eso en noviembre la cara de Maia es una mancha pixelada. Ha colgado dos imágenes suyas de cuerpo entero, sólo cubierta con bragas y sujetador. El pie de foto dice: "Ésta soy yo a mis 42,6 kilos". Maia de frente y de espaldas. Su tripa parece un cuenco. Los omóplatos asoman como el muñón de unas alas que pelean por salir. Al lado ha colocado las mismas fotos, retocadas. El pie añade: "Y ésta soy yo adelgazada con Photoshop". Se ha reducido a la nada los muslos. Los brazos son dos alfileres. Maia no sólo se ha borrado la cara. Casi se ha borrado a ella misma.

Sobre la cabecera del blog de esta madrileña hay un divertido muñequito que se pasea por una cuerda. En un extremo del cabo se lee "56 kilos", su peso de hace un año. En el otro, la "meta", 40 kilos. El muñequito se posa con gracia sobre el peso actual de la autora. Maia tiene 21 años. Mide 1,56. La última vez que actualizó su blog, a finales de marzo, la cuerda marcaba 41 kilos.

El día que accedió a hablar para este reportaje, a mediados de septiembre, su estado de ánimo era: "A 5,5 kilos de mi meta, 9 asignaturas, 20 años y 11 meses de una vida por recuperar [...]. Me ha venido la regla (si puede llamarse así)". El discurso de Maia sorprende por sus incoherencias. Ella es consciente, es parte del trastorno. Se acababa de apuntar, contó, a una "carrera de kilos", en la que varias Anas y Mias se retan a perder peso. Cada acción tiene premio: el ayuno total son 10 puntos; el semiayuno (infusiones, té, una fruta al día), 9. Mirar thinspos, esas imágenes de bellas famélicas, 2 puntos más. Maia justificaba su comportamiento: "La carrera empieza mañana y es absurdo porque quiero salir, me voy a tratar y, sin embargo, quiero controlarme, restringirme comidas. A esta última me apunté porque estoy volviendo a vomitar, y creo que si me controlo seré capaz de mantener lo poco que coma dentro".

A las dos semanas se presentó en una de las charlas informativas de la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia (www.adaner.org ). Fue allí acompañada de una amiga anoréxica que conoció en Internet. Y decía: "Me van a ver como una foca. ¿Anoréxica yo? Se creerán que voy por algún familiar enfermo". Este reportero aprovechó la oportunidad de conocerla en persona. La reconoció por las fotos de su blog. Ella balbuceó unas palabras y dijo que no se veía capaz de hablar cara a cara de su enfermedad. Ya lo intentó hace un tiempo con psiquiatras y psicólogos. Pero o callaba o mentía de forma compulsiva. "Es innato, una reacción de autodefensa...", dijo. Otra cosa era su blog o la correspondencia electrónica. Allí se sentía libre. Y lo necesitaba: "A veces me obligo a escribir para no dejar que esas pequeñas cosas queden dentro de mí, para no alimentar el monstruo que tengo dentro". Internet, dijo, es su válvula de escape.

La psiquiatra Carmen Ponce de León, jefa de la unidad de trastornos de la conducta alimentaria en el hospital Quirón (Madrid), se muestra escéptica con el cierre sistemático de estas páginas. "No se puede combatir con armas feudales un fenómeno de esta complejidad. Creo en la expresión escrita. Es mucho más poderosa que la oral. Internet podría dar lugar a una comunicación mejor de la que disponemos. Es una oportunidad para los terapeutas". Otra cuestión, matiza, son las referencias a las autolesiones y el suicidio. Muchas chicas se cortan en brazos y piernas con la creencia de que quemarán calorías o porque lo encuentran "liberador". La apología de esta conducta sí es un delito. "Se deberían desactivar las páginas en las que se incita a ello", subraya la doctora Ponce de León. "Los intentos de suicidio y las autolesiones son característicos de la enfermedad. Siempre han existido. Pero ahora se están dando en estadios más precoces".

Lo que no queda demostrado, asegura, es que el aumento de webs pro-Ana y Mia haya dado lugar a un incremento de enfermas. La ausencia de investigaciones recientes sobre desórdenes alimenticios en España hace imposible saber si existe mayor prevalencia que hace cinco años (el último estudio epidemiológico, de 2003, los situaba en el 4,7% de las mujeres). Un experimento sociológico de 2006 sí logró indicar cierta relación entre la visualización de páginas pro-Ana y Mia y la reducción de la autoestima: los visitantes se percibían a sí mismos "más pesados" después de entrar en ellas.

Hace un mes, Maia contaba en su válvula de escape su inexorable deterioro físico. Había perdido un 10% de su escaso peso en cinco meses: "Tengo la garganta inflamadísima, parece que tengo anginas o algo así; los labios llenos de heridas por la acidez de los vómitos, y boqueras en los extremos que rajan mi boca haciéndola sangrar cuando la abro lo más mínimo... tengo la piel seca con dermatitis, un diente roto, el pelo se me cae a puñados, mi mano izquierda está marcada con el emblema de mi dentadura, los dientes corroídos, y desconozco el estado de mis órganos internos, pero a ratos tengo reflujo, diarrea, temblores, un frío insoportable o un cansancio horrible... Y de momento ando con retraso de la regla". Una semana después empezaba con la medicación, tras ser acogida y diagnosticada en un centro especializado del que le informó Adaner. En su blog colgaba una foto de una joven con alas dibujadas y un texto: "Voy a recoger mis alitas rotas y las pegaré trocito a trozo y volaré...".

Maia comenzó a jugar con sus hábitos alimentarios a los 15 años. Internet no fue la causa, pero cuenta que sintió la necesidad de entrar en contacto con otra gente. La mayor parte de las chicas suele mencionar el "autocontrol" y no la Red como uno de los detonantes. Alejandra, la prin de Valencia, comentó lo siguiente: "Empecé con bulimia hace dos años. Es como que no tenía el control sobre nada. Mi padre me controla en todo. Y era una forma de controlar algo yo misma: mi peso, lo que como, lo que no. Mi cuerpo. Así que seguí haciéndolo". Las causas de la anorexia y bulimia nerviosas son una incógnita para la ciencia, aunque se sabe que tiene algún componente genético relacionado con el perfeccionismo.

A los 16 años, en su camino hacia la perfección, Maia empezó a visitar el foro Pro Ana y Mia en español, alojado en Hispavista. En él, cuenta, había gente "realmente loca" que disfrutaba haciendo creer a las niñas que Ana y Mia eran sus amigas y nunca las abandonarían, que eran especiales por llevar ese estilo de vida. "En aquella época, para mí una anoréxica era una persona delgada y con fuerza de voluntad. Ahora lo veo diferente. El mundo de Ana y Mia es irreal, una enorme mentira. Ser princesa consiste en adornar todo lo que resulta desagradable de la enfermedad. Es mucho más bonito decir: 'Ayer llamé a Mia dos veces' que 'Ayer estuve dos veces en el baño vomitando hasta marearme o sangrar". Maia también cuenta que en estas páginas ha conocido a personas maravillosas que le han ayudado. "Te sientes muy sola e incomprendida. Nadie sabe nada, y ellas te entienden, conocen tu dolor y sufren como tú. Cuando he estado realmente mal, han intentado sacarme a flote. Igual que he aprendido de ellas otras maneras de hacerme daño, siempre me han ayudado".

Algunos psicólogos reconocen que Internet ha limitado una parte clave de su terapia, el grupo, porque las chicas ya encuentran ese refuerzo en la Red. Para Protégeles (www.protegeles.com ), asociación en defensa de los derechos de la infancia, el gran problema se encuentra en que un 17% de los menores que navegan por Internet visita páginas en las que se hace apología de la anorexia. El 70% de ellos, según esta asociación, no ha desarrollado aún un trastorno. "Y eso hace importante la intervención de las autoridades. Los menores están en un periodo crítico en el que se mueven por modas", dice Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles. Gracias a acuerdos con los principales proveedores de servicio de Internet, como Yahoo o Microsoft, la asociación ha logrado que se cierren más de 500 páginas de este estilo en los últimos dos años. En la mayoría de casos, sin orden judicial. "Desactivar las webs es una forma de decirles a estas chicas que no es bueno lo que hacen", concluye Cánovas. "Conseguimos romper el vínculo entre ellas. Se dispersan y dificultamos que niñas nuevas encuentren el contenido".

En esta misma dirección, el parlamento francés aprobó el año pasado una ley por la que el autor de una de estas webs podría arriesgarse a tres años de cárcel y una multa de hasta 30.000 euros. Pero quizá la censura no sea el camino, como demuestra un recientísimo estudio de la Universidad de Maastricht (Holanda) aparecido en el Internacional Journal of Eating Disorders. Los investigadores colocaron un mensaje de advertencia sobre el contenido de 150 webs que hacían apología de los TCA. El aviso, presente durante un año, logró disuadir a un tercio de los visitantes primerizos. "Se trata de una estrategia prometedora", concluye el estudio, porque el cierre de estas páginas "sólo tiene un efecto temporal; pronto reaparecen con otro nombre".

El caso del foro Pro Ana y Mia en español, apodado "Eliforum" por sus usuarios, es significativo. Cuando se abrió, en 2003, era un rincón libre en el que las princesas intercambiaban opiniones, consejos o tips para adelgazar. Registraba cientos de mensajes diarios. Con el tiempo, fue mutando hacia un espacio de crítica consciente sobre los TCA. El Eliforum evolucionó con sus usuarios. "Esto no es un foro pro-Ana y Mia", solían repetir los foreros en verano de 2008. "Somos enfermas. Queremos salir de esto. Si vienes a buscar consejo para adelgazar, lárgate a otro sitio". Los usuarios tenían una lucha personal contra las llamadas wannabes (del inglés wanna be, quiere ser), término con que se apoda a las primerizas.

El 8 de septiembre de 2008, Hispavista desactivó el foro, a requerimiento de la Fiscalía de Guipúzcoa (la empresa se encuentra en San Sebastián). Esta compañía, al igual que Google, sigue la política de no cerrar sus páginas sin que exista una orden judicial. Tres meses antes, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid había solicitado el cierre a los directivos de Hispavista, al considerar que el foro alojaba "contenidos inconvenientes o nocivos, que son aquellos que, si bien no infringen norma alguna, su recepción y asimilación por parte de menores de edad puede suponer menoscabo de su correcto desarrollo". También trasladó su queja a la Fiscalía. Y finalmente se logró cerrar la página.

Tan sólo unos minutos más tarde, los usuarios abrieron un nuevo Eliforum. Pero esta vez mucho más escondido, a salvo de miradas. Allí se vuelven a dejar cientos de mensajes diarios y se pueden leer conversaciones como ésta:

-Llevo un tiempo con atracones... Sintiéndome mierda, pero al menos conseguía no vomitar. El domingo lo hice y me sentí patética. Ocurrió fuera de casa antes de entrar a trabajar. Y hoy otra vez. Sé que no puedo quejarme. He pasado de vomitar cinco veces diarias (como hace dos años) a vomitar una vez a la semana. Sé que es un logro, pero últimamente no paro de pensar en lo mucho que he engordado. Y esto termina en atracón tras atracón. Estoy muy cansada. No paro de tener sueños que me hacen despertarme en la noche... Sólo quería escribir... Lo siento.

-Mi vida, ¿tú ves cómo has evolucionado? ¿Ves lo bien que vas? Estás mucho más positiva que unos meses atrás. Estoy muy orgullosa de ti. Te quiero.

'Ana y Mia, princesas de Internet' es un reportaje de EL PAÍS SEMANAL del domingo 5 de abril de 2009

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Ana y Mia.

Navegando por internet he encontrado un tema muy interesante sobre la Anorexia y la Bulimia, estrechamente relacionadas con el Culto a la Delgadez.

Hablamos de Ana y Mía, 2 "personas" que os voy a presentar en este enlace. Ana es el nombre que muchas Anoréxicas dan a la Anorexia nerviosa, mientras que Mía es el equivalente para la Bulimia. Las jóvenes que sufren esta enfermedad se autoconsideran a sí mismas "Pro-Ana" o "Pro-Mía" respectivamente.

Podéis consultar este enlace para comprender mejor ese tema.

Por la red, he dado con algunos videos, blogs, etc, en los cuales jóvenes con esta enfermedad se dan fuerza y se alientan entre ellas para seguir adelante con sus ideales, para llegar a ser Ana o Mía.

La verdad es que me parece fascinante, a la vez que tétrico y escalofriante, el hecho de cómo han dado consistencia a tales ideologías, llegando a darles incluso un nombre propio e idolatrándolas tratando de llegar a ser como ellas. Tratando de ser Ana y Mía.

En el siguiente vídeo vemos cómo PrincesaKitty97 (usuaria de youtube) da ánimos e incita y sugestiona a otras personas para seguir el modelo de Ana y Mía.





Realmente es increible la forma en la que le han dado personalidad a este tipo de enfermedades y lo que hacen para ocultarlas. Su ideología representa el poder mental de lograr estar delgadas, el hecho de no tener grasas las convierte en superiores a las demás personas y eso les da fuerza para continuar. Voluntad, Sacrificio, Perseverancia.. esos son los valores que las guían. Además de eso un sentimiento de unidad entre ellas las hace seguir adelante y no abandonar.

A continuación un video sobre cómo son Ana y Mia.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Cita

"Por que creo que ejercer de educador y pedagogo es obligación de todos los profesionales que envuelven la actividad física. Personas que formen personas, que conduzcan al sujeto, ayudándole a generar una energía que le permita satisfacer sus necesidades y no las necesidades del entrenador. Por eso siempre he estado ejerciendo la docencia, para no perder la realidad de mi orientación que es mejorar el individuo que entreno, no buscar el éxito a cualquier precio".
Francisco Seirul-lo Vargas, 2011

FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN FÍSICA - EDUCACIÓN MOTRIZ

Nos desvinculamos de cualquier ideología y partimos de los valores humanos de autonomía y libertad, y de un principio de auto-exigencia profesional: enseñar a los estudiantes algo que les pueda servir para su vida.

El movimiento humano es la mayor fuente de auto-conocimiento en nuestra actividad formativa. Conociéndonos a nosotros mismos podemos conocer a los demás, desarrollarnos con ellos y, así, ser más felices. Hay que optimizar a la persona en su propio conocimiento, sus necesidades de esfuerzo particular y su conocimiento de sus posibilidades. La educación integral se consigue cuando el individuo es capaz de ser consciente en situación de movimiento de cómo es él mismo y cómo son los demás. En efecto, lo que nos optimiza y nos hace seres humanos es la capacidad de movimiento inteligente, y el proceso que compromete al ser humano para lograr algo es educación. Esto es ofrecerle algo a la persona que le sirva para su vida como ser humano.

Los seres vivos tenemos dos maneras de comunicarnos: a través del lenguaje y a través de la motricidad. La comunicación y la experimentación del propio cuerpo a través del movimiento sólo se adquiere con la práctica de actividad física.

La motricidad es el primer valor de mi propia persona, ya que a partir del movimiento desarrollamos las potencialidades del ser humano. La principal justificación de la práctica de la Educación Física - Educación Motriz es que es la única materia que de forma específica ayuda al ser humano a comprenderse mejor (capacidades para auto-exigirse sin trampas, sin engaños,...). El movimiento es la actividad mejor dotada para ayudar al estudiante a desarrollar su personalidad como ser humano, por que es capaz de implicar a todas las capacidades de la persona inteligente. Además, la mayor potencialidad formativa del movimiento es el feed-back inmediato, característica de extraordinario valor educativo.

Desde los años 60, un grupo de expertos entiende la Educación Física - Educación Motriz como la especial contribución a la educación integral por medio del movimiento. A estos aspectos se ha venido a sumar el estudio de los factores perceptivo sensoriales que enriquecen la disponibilidad, para realizar los actos motores más complejos y variados que muestran la actividad física y deportiva.

Con estos antecedentes podemos plantear la Educación Física - Educación Motriz como un medio de educación integral de la persona, pues la actividad humana de movimiento involucra o puede involucrar a la totalidad de las capacidades del individuo, y no sólo a las llamadas físicas; siempre que las situaciones educativas creadas por el profesor sean las pertinentes.

La Educación Física - Educación Motriz está sujeta a muchos estereotipos de interpretación social y, por ello, hay que remarcar que de las muchas connotaciones e intencionalidades que puede alcanzar la motricidad humana, será exclusivamente la educación de la persona la esencia y objeto de nuestra actuación en un ámbito educativo.

Así, la Educación Física - Educación Motriz debe ser entendida como la educación que se logra a través de las estructuras físicas que soportan el movimiento humano que son capaces de configurar la totalidad de la personalidad del individuo. Nunca como la educación de lo físico que pertenece al hombre, a su cuerpo. Esto está, sin duda, integrado en el anterior compromiso. No es el cuerpo el que se mueve, es la persona la que se mueve, y esta opción de movimiento involucra necesariamente a todas las estructuras de la personalidad de quien se compromete en esa acción. De este compromiso nace la posibilidad de auto-educación, a través de la realización de prácticas motrices en situaciones que permitan una interacción con el entorno en los términos inteligentes que hemos propuesto.

Configurar la personalidad del individuo significa incitar, crear y facilitar formas de actuación-comportamiento que permitan utilizar de forma diferenciada y significativa todas las capacidades mentales, cognitivas, coordinativas, condicionales, afectivo-sociales, emotivo-volitivas, expresivo-creativas y bio-energéticas que puedan conformar las muchas formas de actuación individual, en situaciones didácticas que permitan una auto-reflexión y un auto-conocimiento. Para ello, las experiencias motrices propuestas han de permitir la reflexión individual, para crear una propia visión de aquella experiencia, para que el individuo conozca, evalue y sea consciente de la auto-estructuración de su persona.

Es necesario plantear en los movimientos unas premisas, que cumplidas, permitan ejercer una acción educativa sobre el sujeto ejecutor, ya que ese movimiento es fuente de experiencias que conducen a una interacción entre el sujeto y el medio en el que se ejecuta la tarea. Es problema del educador, el promover tareas en las que, de esta interacción, se desprendan beneficios educativos para el sujeto. El educador puede plantear en la actividad unas premisas que faciliten la interacción entre el individuo y las personas o las cosas con quien comparte la tarea, proporcionando posibilidades de establecimiento de lazos afectivos con las personas, o de conocimiento real de las cosas. En ambos casos plantear, o hacer que se planteen, situaciones que modifiquen los niveles de emotividad que hacen fluctuar los niveles de comportamiento del sujeto. Vistas así las cosas, se pueden justificar, en algunos momentos en la E.F., tareas que entrañen riesgo, pues éstas, son situaciones de un nivel de emotividad no utilizadas en el resto de áreas educativas.

De mi relación con las cosas, no sólo obtengo su conocimiento, sino también mi propio conocimiento, comparando sus características con las mías propias y su naturaleza con la mía, mejorando por tanto mi Automía. Cuando las situaciones son más o menos previsibles, la capacidad educativa de las tareas, por realizarse en esas circunstancias, puede ser mayor o menor. El sujeto programa unas tareas para una situación espacial que ha percibido, pero al tiempo de su aplicación aquella situación puede haber cambiado, y no ser aplicables. Unas veces nuestras capacidades superan la dificultad, y otras no, en ambos casos aumentará nuestra Automía. Cuando el espacio está ocupado por otros cuerpos, también pueden aumentar la dificultad en la ejecución de algunas de las tareas planteadas por nosotros, por lo tanto, en el espacio contrastamos las capacidades posibles de realizar, con las realizables, es nuestro "campo de pruebas", fuente de nuestro propio conocimiento. Cuanto mayor es el estado de incertidumbre espacial, mayor es la interacción entre el hombre y el medio, por tanto más se estimulan las conductas de decisión, y se pone a prueba la disponibilidad del sujeto.

Para cada nivel de actividad humana existe un nivel de competencia personal. Surgen muchos problemas porque se evalúa o se controla desde fuera del individuo. Se tiende a maximizar, a decir, más de una cosa es siempre mejor, y eso es un error en el ser humano. Cada ser humano tiene unos niveles de competencia que están debidos a su constitución como humano. Entendiendo al ser humano en su complejidad, formado por sistemas que le aportan posibilidades de actuación en infinitas dimensiones de su corporalidad y de su actuación en cualquier ámbito de su práctica, con sus estructuras mezclando y utilizando elementos de sus sistemas en dimensiones que son desconocidas por nosotros y que sólo el propio individuo conoce. Por eso, no creemos en la valoración sino en la auto-evaluación.

El objetivo de la Educación Física es educar y el del deporte ganar. Son objetivos diferentes y el proceso de formación ha de ser diferente.

No es practicar un deporte sino el proceso que ha de seguir un individuo para conseguir ser un buen deportista, y este proceso puede ser educativo o no. Puede ser incluso autodestructivo. Para asegurarnos que eso no suceda hemos de realizar práctica de Educación Física, porque el atractivo que tiene el deporte en nuestra sociedad puede desviar los intereses educativos de la práctica de actividad física.

Lo educativo del deporte no puede estar fundado en base a una determinada ideología, sino hacerlo a través de unos fundamentos filosóficos que contengan como referencia los valores humanos de autonomía y libertad.

…debe basarse en la ciencia para configurar un tipo de práctica que comprometa íntegramente a la personalidad del deportista, que es un objetivo intemporal y prioritario.

…consideramos a la práctica deportiva, así constituida, como insustituible en la educación de la persona del alumno y este tipo de prácticas incluidas en otras con la misma filosofía de la acción motriz, constituyen la denominada Educación Física y Deportiva, que debe ser entendida como la educación que se logra a través de las estructuras físicas que soportan el movimiento humano que son capaces de configurar la totalidad de la personalidad del alumno.

Lo educativo de las prácticas deportivas no es el aprendizaje de sus técnicas o tácticas, ni siquiera los beneficios físicos y psíquicos de una buena preparación física que sustenta su rendimiento, sino que lo realmente y único educativo son las condiciones en que puedan realizarse esas prácticas que permitan al deportista comprometer y movilizar sus capacidades de tal manera que esa experiencia organice y configure su propio yo, logre su auto-estructuración.

Debemos no adjudicar ciertos valores educativos a tal deporte, y tales otros a aquel otro; este o aquel deporte será más o menos educativo, no por su riqueza en gestos técnicos, no por su profusión táctica, sino, por cómo ese entrenador articula las condiciones en las que el deportista aprende esa especialidad, y en qué situaciones desarrolla su competición.

Esta filosofía, basada en los valores humanos de autonomía y libertad, permite impartir Educación Física - Educación Motriz a cualquier grupo de individuos con independencia de su situación socio-cultural. La educación integral de la persona, consiguiendo la configuración de su personalidad, es posible a través de las experiencias motrices educativas que pueden involucrar la totalidad de capacidades del individuo.

Desde los 3-4 a los 16-17 años es donde se establece y configura de la forma más importante la personalidad del individuo. Por ello, en esta etapa un alto nivel de actuación y protagonismo debe ser conferido al profesor de Educación Física - Educación Motriz, junto al profesor de iniciación deportiva.

A día de hoy, ni las personas de la sociedad ni las que representan las instituciones valoran suficientemente la labor del profesional de la Motricidad Humana. Es nuestra responsabilidad cambiar esta situación y hacer aumentar hasta el lugar que le corresponde el prestigio y relevancia real de la Educación de la Motricidad Humana.

Tenemos la obligación de insistir en el gran valor educativo y formativo que tiene la Educación Física para todas las personas.

------------
El Licenciado/profesor en Educación Física debería llamarse Licenciado/profesor en Motricidad Humana o en Motricidad, o en Movimiento,... por que es especialista en Movimiento Humano, en Motricidad Humana, en la Actuación Motriz,... y NO en "actividades físicas y deportivas" u otras denominaciones más comerciales y de moda.

---------

Documento redactado a partir de la copia de textos del maestro Francisco Seirul·lo Vargas y de la interpretación de sus apuntes.
David Ribera-Nebot

Fuente: http://www.educaciofisica.com/filosofiaeducaciofisica.htm

domingo, 6 de noviembre de 2011

El otro día, no recuerdo bien dónde, escuché o leí una frase. Una frase que, a pesar de no ser excesivamente larga, dice mucho. La frase era "si educamos a los niños no hará falta castigar a los adultos".

Nada más oírla me impactó. Qué razón tiene esa frase. Lo describe todo. Mas bien, el origen de todo. Cuando un niño es pequeño, los estímulos externos (en mayor medida) son los que van a condicionar su carácter, sus ideales, su manera de pensar.. Ese niño crecerá, y vivirá conforme a sus ideales, es decir, conforme a su educación. Si su educación a fomentado el egoísmo, el hurto, la violencia, etc.. el niño vivirá pensando en sí mismo, robará y será violento. Y además de eso, pensará que lo que hace está bien, porque éticamente se lo han enseñado así. (Recordad el video publicado en este mismo blog "Children see, Children do."). Pero si por el contrario la educación de este niño ha fomentado el respeto, el compañerismo, la tolerancia, etc., la cosa cambia. En ese caso el niño se convertirá en una persona más Humana.

Es por ello que pienso que la Clave de la vida está en los niños. En cómo eduquemos a nuestros pequeños. Un maltratador, es una persona que ha recibido una educación en la cual estaba bien pegarle a la gente. Una educación en la cual, si no lograba sus objetivos, la violencia lo haría por él. O al menos le desahogaría de esa impotencia por no lograrlos.

Lo mismo le pasa al ladrón, si bien es cierto (y hoy en día todavía más), que hay quien roba por necesidad. Por su familia, para que puedan comer. No es la mejor manera, pero la impotencia por ver sufrir a quien más amamos nos lleva a realizar actos que no son del todo éticos.

Esta frase me recordó una vez mas la importancia de los niños, a quien en ocasiones descuidamos, dentro de la sociedad. Ese niño un día crecerá, y lo que tú le hayas enseñado, queriendo o sin querer, será lo que luego sea él. Y esto deberían mostrarselo a los padres en el hospital. Deberían haber cursos para padres sobre cómo educar a un niño. Porque la sociedad saldría muy beneficiada.

No vamos a exterminar los hurtos, ni la violencia. Eso es una autopía. Pero sí podemos contribuír a reducirla a niveles mínimos. Sí podemos cambiar el mundo, pero no a través de nosotros, sino a través de los niños. Educándoles cómo se merecen.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

sábado, 29 de octubre de 2011

Autoevaluación


¿Qué estoy aprendiendo?

Esta asignatura me está aportando mucho a nivel educacional. Sinceramente, me parece increíble lo que estamos haciendo, aprendiendo unos de otros a base de reflexiones. Cuando empezó el curso, no sabía lo que era un cuerpo comunicativo, ni un cuerpo especular, ni ninguno de los cuerpos explicados por Arthur. Lo curioso es que siempre los he tenido frente a mis ojos, pero no los he visto. Incluso yo mismo he formado parte de alguno, y ni siquiera me había dado cuenta. Mi favorito es el cuerpo especular, porque define a la perfección la sociedad: Puro teatro donde cada cual adopta su papel según la situación y lo que quiera aparentar. Gracias Victor, gracias Arthur, gracias chic@s. Porque gracias a vosotros me he podido conocer un poco más a mi mismo.

Más tarde, Francis me recordó que todos y cada uno de nosotros somos iguales, sin importar la religión, la clase social, la forma del cuerpo o lo diferentes que seamos. Y eso es algo muy importante, algo que debemos tener en cuenta en cada momento de nuestras vidas. También me hizo ver que la sociedad da una falsa imagen de aceptación y que, a pesar de que la gente habla de aceptación, realmente no la ponen en práctica y sienten rechazo hacia las personas que no son iguales a ellas. En realidad deberiamos ser conscientes de que somos humanos, y que como tales, tenemos sentimientos. Pero no solo nosotros, sino también las personas que tenemos a nuestro al rededor, por lo que deberíamos ponernos más a menudo en el lugar de los demás y tratar de entenderles.

El más grande de los conceptos es "Apreciar lo que tenemos", y casi nadie lo pone en práctica. La vista, el tacto, el poder caminar.. son cosas que no apreciamos en el día a día pero que son muy valiosas. Todos deberíamos aprender a ver el mundo con otros ojos y disfrutar de él, al igual que un niño cuando por primera vez se maravilla con algo. Todos deberíamos vivir más intensamente la vida y olvidar muchas de las preocupaciones tontas que tenemos, ya que algún día todo se acabará y lo que no hayamos hecho hoy ya no podremos hacerlo más. "Carpe Díem" de un modo responsable.

Pasando a la educación docente, me he dado cuenta de que no está dándonos todo lo que podría darnos, ya que el método de enseñanza está anticuado. Hemos descubierto que mediante a las experiencias aprendemos más y mejor. ¿Por qué no lo utilizamos? ¿Por qué seguimos recibiendo clases magistrales? Es muy fácil comprar un libro, abrir el temario, mirárselo el día de antes e impartir una clase. ¡¡ Yo también podría y no tengo titulo!! Pero así no se aprende. Los niños memorizan, vomitan los contenidos delante del examen y a los 2 días ya no se acuerdan de la mitad. Eso no es aprender. No son máquinas de memorizar. ¿Por qué molestarse en seguir con este método de enseñanza, dónde pierden el tiempo alumno y profesor, si con aportarles simples experiencias aprenderían más y además no tendrían que pasar por ese suplicio? Si conocemos el fallo ¿por qué no lo corregimos? Tal vez sea demasiado cómodo mantenerse en esta situación, pero no es productiva. Después no nos quejemos de que la educación en España va mal, si no tratamos de mejorarla. Tal vez esto sea tarea de los futuros docentes, es decir, nosotros.

¿Que trato de hacer por la asignatura?

En mi blog estoy tratando de fomentar las reflexiones sobre la ética y la vida. Trato de aportar videos que nos hagan reflexionar sobre nosotros mismos y nuestro entorno. Sobre lo que estamos haciendo con nuestra vida. También trato temas de clase, como la educación, los tipos de cuerpos, la discapacidad, etc. Mi objetivo con este blog es que cada uno de nosotros seamos capaces de ver que, si queremos cambiar el mundo, si queremos que mejore y si queremos que las generaciones futuras lleguen mucho más lejos que nosotros, debemos actuar. Y no podemos esperar 10 años a ser profesores, o lo que quiera que queramos ser "de mayores". Debemos empezar ya mismo y debemos comenzar por nosotros mismos. Tratando de ser un poco más humanos (Siempre se puede ser más humano). Debemos cambiar la actitud porque, algún día, el MUNDO SERÁ NUESTRO y tendremos que saber qué hacer con él. Niños, adolescentes, y muchas más personas estarán en nuestras manos. Y nosotros haremos de ellos lo que serán en un futuro. Les formaremos. Y no os imagináis el poder que tendremos sobre ellos, sobre su manera de pensar, de actuar. Por ello, lo que les enseñemos deberemos hacerlo bien. Porque ese será el legado que les transmitamos y a su vez ellos lo transmitirán a las siguientes generaciones. Y ese será el mundo que ayudaremos a construír.

La responsabilidad es grande, pero es lo que hemos elegido (no solo los que nos vayamos a dedicar a la docencia, sino todos los que trabajemos con personas o tengamos hijos), y será nuestro deber educarles bien.

jueves, 27 de octubre de 2011

¿Qué me gustaría que pasara siempre en clase? ¿Por qué sería deseable que pasara eso que me gustaría que pasara siempre en clase?


¿Qué me gustaría que pasara siempre en clase?

En realidad, nada y todo. Me gustaría que en clase nunca pasara NADA igual que el día anterior, que cada clase fuera infinitamente distinta de las anteriores, que no cayésemos en la monotonía, que pasase de TODO. Cada día ocurre lo mismo: Llega el profesor, entramos al aula, nos sentamos, hablamos hasta que el profesor comienza a impartir la clase, participamos (o no), y nos vamos.

Siempre es el mismo modelo, la misma base. La verdad es que eso me gustaría que cambiase, que existiese una clase donde pudiese pasar de todo, en cualquier momento. ¿Por qué no dar la clase sentados en el suelo? ¿O en un parque? ¿Tal vez en cafetería? ¿Por qué no, ya que estamos hablando de educación, hacemos una visita a algún colegio cercano, y realizamos una práctica? ¿Por qué no cuando hablábamos del cuerpo especular no visitamos un gimnasio o una empresa de alto standing? ¿Y si al hablar de discapacidad hubiésemos ido a un centro de discapacitados real o nos hubiésemos puesto en su piel mediante algún ejercicio?

Lo dejo en el aire.. ya que las posibilidades son infinitas.

¿Por qué sería deseable que pasara eso que me gustaría que pasara siempre en clase?

Básicamente por romper la monotonía y aprender de las experiencias, que són el método más efectivo de aprender.

martes, 25 de octubre de 2011

Los únicos límites se encuentran dentro de nuestra mente.




Cada día, millones de personas se quejan de su situación actual, de lo poco que tienen y de lo que les gustaría tener.. pero ¿nos paramos a pensar por un momento lo que en realidad tenemos a nuestro alrededor? ¿Lo afortunados que somos por el simple hecho de tener una buena salud, o un plato de comida cada día sobre la mesa? ¿De despertarnos cada mañana y poder sentir el suelo con el tacto de nuestros pies?

Dejemos de pensar en lo que no tenemos.. y pensemos en TODO lo que tenemos, que es muchísimo más de lo que necesitamos. Somos muy afortunados, pero estamos ciegos y no lo apreciamos.

Os invito a vivir a todos una pequeña experiencia. Algo simple, que no os quitará más de 1hora de vuestro tiempo. Os propongo que por esa hora, os pongáis en la piel de una persona discapacitada. Vendaos los ojos, tapaos los oídos con tapones, esconded vuestras manos dentro de las mangas de la camiseta y, durante 1 hora tratad de realizar vuestra vida normal. Intentad cambiar el mando de la tele, o coger el teléfono. Intentad buscar un vaso de agua y llenarlo para poder beber en él. Os aseguro que la experiencia valdrá la pena, y os invito a comentarla aquí.

Será muy interesante conocer vuestras experiencias.

martes, 18 de octubre de 2011

Entrevista a Roger Schank sobre el aprendizaje.



Voy a comentar un poco mi experiencia en este campo. Para contextualizar el tema, diré que entreno un grupo de niños y adolescentes en el deporte Karate. Pues bien, si yo explico cómo se realiza una técnica, por ejemplo el ataque de puño, y digo que hay que pasar por 3 fases de modo que aprovechemos al máximo la fuera de los músculos en cada fase, explico la trayectoria que debe seguir etc, observo que los alumnos tratan de seguir las instrucciones, sin demasiado éxito ya que deforman bastante la técnica.

Si yo les muestro cómo se debe hacer, ejemplificando el gesto, ellos lo repetirán de modo que se acercarán un poco más al gesto, pero seguirán sin realizarlo correctamente.

En cambio, si les proporciono una experiencia, la cosa cambia. Si pongo delante de ellos a un compañero, el cual pone la mano en su puño ofreciendo resistencia y él alumno que realiza la acción ha de estirar el brazo realizando el ataque, deberá hacer el gesto de modo que aproveche al máximo su musculatura, y entonces comprenderá el porqué se debe hacer así la técnica y aprenderá.

Por otro lado, con respecto a que se regula lo que aprendemos, pienso que es un poco lo que está ocurriendo en clase. Tenemos mucha información, y aprendemos, pero cada uno profundiza un poco más en lo que le interesa, de modo que no todos aprendemos lo mismo, pero a fin de cuentas, aprendemos.

El mejor método no es vomitarle al alumno un discurso o unos apuntes de los cuales, pasados unos meses no retendrá ni siquiera el 5%, ni dar una clase únicamente con los contenidos que el profesor cree que son importantes. Tal vez lo mejor sería dejar que el alumno aprendiera sin imposición, sin control, sin examen. Simplemente permitiéndole que de alguna manera, la que se le ocurra, deje constancia de su aprendizaje y facilitándole situaciones para que aprenda lo que a él le guste, plantearle preguntas, retos, etc.

Yo, personalmente, pienso que si la enseñanza no se planteara como obligatoria, sino como parte del desarrollo de uno mismo, fomentando las situaciones para aprender, los niños y adolescentes irían más contentos a la escuela y el fracaso escolar disminuiría.

Matemáticas, Historia, Biología, dejemos que sean ellos quienes la descubran. Pongamos la información a su alcance, pero dejemos que se centren en lo que más les motive. Tal vez algunos no lleguen a conocer el Ciclo de Krebs, ni sepan Algebra o ni tan siquiera sepan quien fué Fernando "el Católico". Pero estoy seguro de que sabrán muchas otras cosas, cosas que realmente les sirvan. Y serán cosas que nunca van a olvidar.

La palabra "obligación" condiciona mucho. Y destruye el verdadero valor de Aprender ya que si te sientes obligado a realizar algo, terminas creando rechazo hacia ello y lo haces sin interés.

domingo, 9 de octubre de 2011

La paradoja de nuestros tiempos.

"La paradoja de nuestros tiempos en la historia es que hemos construido edificios más altos pero tenemos temperamentos más cortos,
autopistas más anchas pero puntos de vista más estrechos.
Gastamos más pero tenemos menos,
compramos más pero disfrutamos menos,
Tenemos casas más grandes pero familias más pequeñas,
más compromisos pero menos tiempo,
Tomamos en exceso, fumamos en exceso, gastamos sin prudencia,
Reímos poco, manejamos rápido, nos enojamos,
Nos desvelamos, nos levantamos cansados,
Vemos demasiada televisión, leemos muy poco y rara vez rezamos.
Tenemos más títulos pero menos sentido común,
más conocimiento pero menos criterio,
más expertos pero más problemas,
más medicinas y menos salud.
Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores.
Hablamos mucho, amamos poco, odiamos demasiado.
Hemos aprendido a ganarnos la vida pero no a vivirla plenamente.
Hemos añadido años a la vida pero no vida a los años.
Hemos llegado a la luna y regresado pero tenemos problemas a la hora de cruzar la
calle y para conocer a nuestro vecino...
Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior,
hemos hecho cosas más grandes pero no cosas mejores,
limpiamos el aire pero polucionamos nuestras almas.
Tenemos mayores ingresos, pero menos moral,
Hemos aumentado la cantidad pero no la calidad,

Hemos conquistado el átomo pero no hemos conquistado nuestros prejuicios,
Escribimos más y aprendemos menos,
Planeamos más pero logramos menos,
Hemos aprendido a curarnos pero no a esperar respetando el tiempo,
Hemos construido computadoras para guardar más información,
Para producir más copias que nunca pero cada vez nos comunicamos menos.
Estos son los tiempos de la comida rápida,
De la digestión lenta,

Estos son tiempos de las grandes personas pero de las personalidades pequeñas,
con más libertad pero menos alegría, con más comida pero menos nutrición.
Son días en los que llegan dos sueldos a casa pero aumentan los divorcios,
son tiempos de casas más lindas pero más hogares rotos,
Estos son los tiempos de los viajes rápidos, de los pañales desechables,
De la moral descartable, de las noches de placer, de los cuerpos obesos,
Y de las pastillas que hacen todo, desde alegrarnos, calmarnos, hasta matarnos.
Son tiempo con mucho en el aparador pero poco en el almacén,
Y es un tiempo en que la tecnología puede hacerte llegar este mensaje y al mismo tiempo tú puedes decidir marcar la diferencia o apretar eliminar.
Recuerda pasar más tiempo con quien amas,
Porque ellos no van a estar aquí para siempre,
Recuerda siempre decir una palabra de aliento a tus hijos o a tus sobrinos
Porque algún día crecerán y se irán de nuestro lado.
Recuerda dar un cariñoso abrazo a quien te acompaña cotidianamente
Porque ese es el único tesoro que le puedes dar de corazón y eso no cuesta nada.
Recuerda decir "te quiero"
Pero lo más importante es que verdaderamente lo sientas.
Un beso, un abrazo puede curar cualquier dolor cuando realmente es sincero,

recuerda disfrutar con esa persona cada momento porque algún día ya no va a estar ahí.
Dale tiempo al amor, dale tiempo a las palabras, dale tiempo a compartir todos esos bellos pensamientos que tienes en la mente.
Y recuerda, la vida no es medida por la cantidad de respiros que tomamos
Sino por todos aquellos momentos que nos dejan sin aliento"


George Carlin, tras la muerte de su esposa.

Fuente: Youtube

Cómo el gobierno nos manipula



Fuente: youtube

Información relacionada con el artículo enlazado por Victor Perez sobre el control social (Marvin Harris 1983)

sábado, 8 de octubre de 2011

Cadena de Favores




Escena extraida de la película "cadena de favores".
Un profesor les propone a sus alumnos una pregunta "¿Que haríais para cambiar el mundo?". Los resultados son sorprendentes.

La vida de David Gale



Fuente: Youtube.com (extracto de la película "La vida de David Gale")

viernes, 7 de octubre de 2011

Los espejismos de las apariencias

Los humanos somos seres complejos, polimorfos, con actitudes, emociones y comportamientos poco coherentes entre sí, --- si no abiertamente contradictorios --- en muchas ocasiones --- lo que hacemos para lograr la supervivencia en un modo hostil.

Llegamos a estar enamorados de dos personas a la vez, a odiar y apreciar al mismo tiempo a un mismo individuo, a prodigar auténticas ceremonias de hipocresía con nuestra pareja, amigos, compañeros de trabajo o familiares.

Cada día pensamos una cosa y hacemos otra bien distinta. Unas veces actuamos así por no hacer daño a los demás, otras por pura conveniencia, por comodidad...


Vamos modelando nuestra manera de ser en función de lo que los demás esperan de nosotros. Pero las cosas no suceden así por casualidad. Al cabo de los años, vivimos circunstancias en que es más sensato y conveniente "maquillar" nuestro comportamiento, adecuarlo al contexto, ocultar nuestros verdaderos sentimientos, moderarnos en nuestras respuestas o amordazar nuestra espontaneidad en aras de una supuesta convivencia armoniosa --- en otras palabras; nos volvemos manipuladores e hipócritas. Puede decirse, que porque lo hacemos sin prestarle la atención más mínima, que la mentira es tan ubicua, que es habitual e irrefrenablemente inconsciente.



Lo peligroso de este juego, el de las apariencias --- el de los secretos y mentiras --- es que muchos naufragan en él. Entonces, sobreviene el vacío: "¿quién soy yo en realidad?". Este fracaso, este desencuentro con uno mismo, puede deberse tanto a la pérdida de la propia identidad personal, como al desconcierto y el temor que nos asolan ante las situaciones difíciles. Lo que no debe de parecernos extraño, porque las reglas, muy sutiles, no están escritas, y las experiencias ajenas difícilmente nos sirven.

Estas representaciones actuadas, asumidas con naturalidad por casi todos, no serán perjudiciales si mantenemos la cabeza fría y sabemos distinguir lo que pensamos, lo que hacemos y lo que, en definitiva, somos de verdad. Conocer a fondo el juego de las apariencias puede resultar entretenido y muy instructivo, además de que aprenderemos mucho sobre el género humano, y sobre nosotros mismos.

Pero, no olvidemos que es juego sin reglas y que es también, juego peligroso.

Fuente: monografias.com

jueves, 6 de octubre de 2011

Las bebidas gaseosas te ayudarán a envejecer prematuramente.

Así es, un estudio publicado en Dailymail.co.uk

s sutilmente nocivo pues se introduce en nuestro organismo y lo va deteriorando más rapidamente.

Aunque los expertos de la Universidad de Harvard experimentaron en ratones, creen que los resultados pueden tener los mismos efectos en los seres humanos. Entre algunas consecuencias es que la piel y los músculos -en el experimento- se marchitaban, además de los daños que provocan al corazón y los riñones. Lamentablemente el fosfato se encuentra también en otros alimentos como carnes procesadas, pasteles y panes.

Y es preocupante por que muchos consumimos gran cantidad de bebidas gaseosas. Pero ¿sabías que sólo dos latas a la semana son suficientes para que aumente el riesgo de padecer de huesos frágiles, cáncer pancreático, debilidad muscular o parálisis?

La recomendación es clara, llevar una dieta saludable y equilibrada. El equilibro en todo ámbito de la vida es escencial y en la alimentación lo es también.

Fuente:

miércoles, 5 de octubre de 2011

"Aprender a Desaprender"

Los avances de la ciencia nos han permitido un logro increíble: poder desestimar millones de ideas en las que un día creímos a pies juntillas. Lo dice Eduardo Punset en su libro El viaje al poder de la mente. En él plantea que no somos conscientes todavía de lo que implica para nuestro futuro poder echar por la borda gran parte de lo conocido hasta hace muy poco. Y menos todavía, asimilar que mucho más útil que aprender empieza a ser desaprender determinadas cosas.

El mundo gira a un ritmo tan vertiginoso que todos los días desestimamos una idea que un día fue importante, pero rechazamos desaprender algo que habíamos aprendido. Todo ocurre tan rápido que apenas nos da tiempo a pensar en ello, pero la realidad es que el mundo se equivoca un día sí y el otro también. Muchas de las cosas que nos han servido hasta ahora han dejado de ser útiles, sin embargo demasiadas de ellas siguen estando vigentes. El neoliberalismo no funciona, pero sigue mandando en los mercados. Europa es una entelequia económica, pero el país más poderoso del viejo continente, Alemania, puede cambiar la Constitución española por sus razones económicas. Aunque ninguna de las dos cosas sirven para mejorar la vida de los ciudadanos, nadie parece dispuesto a discutirlo.

Ha habido que esperar varios siglos para llegar a un convencimiento tan deslumbrante como el que propició Copérnico al descubrir que el universo no giraba en torno a la tierra: el mundo hace ya tiempo que dejó de girar en torno al hombre, que tiene ahora un papel muy secundario en esta sociedad globalizada. Hemos pasado de ciudadanos a consumidores de una economía insaciable, por eso es más importante atender la sed de dinero fresco de los mercados que las graves hambrunas de Somalia. Si la única alegría del mundo es comenzar, que diría Cesare Pavese, a esta sociedad le está haciendo falta un nuevo inicio para poder desaprender parte de lo aprendido.

Este verano de Libia, de la prima de riesgo, de The News of the World, de Strauss-Kahn, de Amy Winehouse, de la SGAE, de las elecciones anticipadas, de anticipar el anticipo, de las reformas de Zapatero, de la Fiesta del Pulpo de Rajoy, de la visita del Papa y del dedo en el ojo de Mourinho, hemos desaprendido algunas cosas que sabíamos de dictadores, de economía y del periodismo británico. También de las ideologías, de las de derecha y de lo poco que va quedando de las de izquierda. Del fútbol, de las élites políticas, de las religiosas y de los mitos musicales. Hemos aprendido que cada día ocurre algo importante, que al día siguiente no tiene casi importancia alguna.

El presente discurre a toda hostia en el parqué bursátil. Las ideologías chocan cada mañana contra el índice Dow Jones. Los bancos rescatan a los bancos. Luego los Gobiernos rescatan a los bancos rescatadores. Y ahora los Gobiernos rescatadores son rescatados por otros Gobiernos a los que cualquier día habrá que también que rescatar. El verano que hemos vivido peligrosamente concluye sin que hayamos desaprendido lo bastante para no volver a caer en los mismos errores. El mundo vuelve a equivocarse, como lo ha hecho tantas y tantas veces a lo largo de la historia. Esto no tiene más solución que echar por la borda gran parte de lo que hemos conocido hasta ahora. Pero, lamentablemente para millones de personas, necesitamos demasiado tiempo para desaprender lo aprendido.

Artículo obtenido de: El País

miércoles, 28 de septiembre de 2011

La responsabilidad es grande.



Video extraido de Youtube.com

Los móviles afectan a la actividad cerebral.


Se demostró que hablar por móvil durante 50 minutos acelera el metabolismo del cerebro, justo donde se apoya la antena.

Un nuevo estudio publicado por la revista JAMA (The Journal of the American Medical Association) muestra que el metabolismo de la glucosa en el cerebro aumenta cuando se acercan las antenas de los celulares al oído.


Desde la invención de la tecnología celular siempre se han tenido sospechas sobre los riesgos de su uso, pero para los investigadores, la mayor preocupación son los posibles efectos cancerígenos de las emisiones de radiofrecuencia modulada (RF-EMF) de los celulares.

“El dramático aumento en todo el mundo del uso de teléfonos celulares ha llevado a preocuparnos sobre los posibles efectos nocivos de la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia modulada”, señalan los investigadores del Instituto Nacional de Salud (NIH) de EE.UU.

Los científicos, dirigidos por la doctora Nora Volkow, encontraron que las personas que usaron el teléfono celular durante 50 minutos al día tuvieron un aumento del metabolismo de la glucosa en el cerebro. La glucosa es un marcador de la actividad cerebral.

“Estos resultados proporcionan evidencia de que el cerebro humano es sensible a los efectos de la exposición aguda de la RF-CEM que transmiten los teléfonos celulares”, indicaron los investigadores que aún no pueden precisar si esto podría generar algún tipo de anomalía.

¿Estas ondas pueden provocar cáncer?
Los expertos han aclarado que los estudios que asocian el uso de teléfonos móviles al aumento del riesgo de padecer cáncer en el cerebro “siguen sin resolverse”.

Fuente: Planetacurioso.com

El sueño interrumpido afecta la memoria


Un estudio llevado a cabo en ratones encontró que los animales que habían dormido en forma fragmentada tuvieron más problemas para reconocer objetos familiares que quienes durmieron sin interrupción.Los estudios han mostrado que el cerebro utiliza las horas de sueño para evaluar los eventos del día y decidir cuáles son los que va a mantener.


La nueva investigación -publicada en Proceedings of the National Academy of Science (PNAS) (Actas de la Academia Nacional de Ciencia) analizó el efecto del sueño fragmentado en los animales, pero no el de más corta duración o el de menor intensidad.
Los científicos usaron una técnica llamada optogenética, en la que células específicas son modificadas genéticamente para poder controlarlas con luz, también analizaron específicamente un tipo de célula cerebral que juega un rol en el cambio entre el estado de sueño al estado de vigilia.


Para la prueba de memoria enviaron pulsaciones de luz directamente al cerebro de los animales mientras dormían.El objetivo era poder interrumpir su sueño sin afectar la duración total del tiempo que dormían o la calidad o composición de su sueño.
Después los animales fueron colocados en una caja con dos objetos, uno de los cuales ya habían encontrado anteriormente.Se esperaba que los ratones naturalmente pasaran más tiempo examinando el objeto nuevo, y aquéllos que habían podido dormir sin interrupciones lo hicieron.

Sin embargo, los que habían tenido un sueño fragmentado se mostraron igualmente interesados en ambos objetos, lo cual sugiere, dicen los científicos, que su memoria resultó afectada.Se sabe que el sueño fragmentado afecta a los individuos adictos al alcohol y a aquéllos que sufren apnea durante el sueño, un trastorno en el que la garganta se cierra o estrecha repetidamente durante el sueño, restringiendo el paso de oxigeno y provocando que la persona se despierte.

Los investigadores concluyen que independientemente de la cantidad total de sueño o la intensidad del sueño, una mínima unidad de sueño interrumpido es crucial para la consolidación de la memoria

Via: planetacurioso.com

Bob Esponja afectaría la capacidad de atención en niños.


¿Quién no en más de una ocasión se ha entretenido mirando ‘Bob Esponja’? La mayoría lo hemos hecho, pero en especial los niños pequeños. Pero de ser cierto lo que afirma un estudio, la serie animada podría ser más perjudicial de lo que se imaginan los padres.


El estudio norteamericano publicado recientemente dice que si los niños miran continuamente Bob Esponja, éste les podría provocar déficit de atención y dificultades tanto para resolver problemas como para presentar un conducta moderada, recoge el el mundo.es, fox news, y la vanguardia. Pero ¿por qué? Veamos.

Según los investigadores de la universidad de Virginia han basado el estudio en el análisis de variables con niños de cuatro años en fase de aprendizaje visionando dibujos con un ritmo rápido, como sucede con Bob Esponja y otro grupo viendo un serie con un ritmo más lento y pausado como la serie infantil ‘Caillou’. ¿Cuál es el resultado?

Pues bien, los niños que miraron ‘Bob Esponja’ presentaron mayor propensión a los síntomas que concluyen el estudio: déficit de atención y más problemas a la hora de resolver problemas.

Uno de los expertos que ha dirigido la investigación, la psicologa Angeline Lillard, manda un aviso a los padres: “La visión de series como ‘Bob Esponja’ o similares pueden poner en peligro la capacidad de aprender de sus hijos o sus aptitudes de autocontrol“.

Y tú, ¿que piensas?

Fuente: Planetacurioso.com

Juntos, podemos.



Video extraído de Youtube. Lucha contra el cancer.

lunes, 26 de septiembre de 2011

No somos lo que tenemos


El consumismo vertiginoso actual nos está aislando. La abundancia de productos en el mercado nos abruma y nos deja desprotegidos, con la sensación de que nunca tendremos suficientes cosas si no seguimos consumiendo.

El consumismo vertiginoso de la sociedad actual nos está aislando. La frustración asola a gente con buenas familias, amigos, buena salud y todas sus necesidades básicas, además de infinidad de cosas que no necesita. Este consumismo no es sino una muestra de insatisfacción e infelicidad.

Pocas veces se cuestiona la raíz de nuestro malestar. La sociedad corre tan rápido que nos deja poco tiempo para plantearnos alternativas y para darnos cuenta de que somos seres afortunados y que, con tanta miseria a nuestro alrededor, podríamos salir de nuestro autismo y arrimar el hombro a los más necesitados. El individualismo egoísta nos empuja hacia el consumo y nos aleja de las personas. Nos hace insolidarios.

Decir que lo material no asegura una vida plena no denota cursilería ni un idealismo absurdo. Vemos a gente vivir sin sentido en medio de sociedades que viven en la abundancia. Llamamos “problemas” a muchos monstruos que creamos con la colaboración de una publicidad engañosa y la presión de una sociedad salvajemente competitiva. El modelo consumista de hoy nos impide ser nosotros mismos y buscar nuestra felicidad.

Este modelo está diseñado para que todos tengamos la misma apariencia, que pensemos igual, que tengamos las mismas necesidades materiales y siempre que sintamos que no tenemos suficiente. Esta homogeneidad nauseabunda nos recuerda la obsesión soviética por la uniformidad. La diferencia es que, en nuestra sociedad occidental, democrática y capitalista, somos lo que tenemos.

Nos bombardean con anuncios publicitarios de comida basura hasta que creemos que tenemos hambre. Después comemos esa insulsa comida acompañada de una Coca Cola extra grande, toda una carga de carbohidratos que nos drena la energía y nos llena de grasa. Nos inmoviliza.

Después de este abuso llega la culpa y el malestar. Nos bombardean con imágenes de modelos que tienen cuerpos y caras sin imperfección alguna. Ignoramos que los expertos en imagen pueden hacer maravillas, que la tecnología audiovisual hace desaparecer cualquier imperfección. El mensaje queda claro: tenemos que vernos así. Nos observamos en el espejo y vemos que queda un largo recorrido. Es preciso ahora comprar una serie de productos para bajar de peso, desde inútiles aparatos de abdominales hasta productos “naturales" para quemar grasa, medicamentos cuyos efectos secundarios desconocemos. O ir al médico e incluso conseguir los medios para pagar una liposucción.

Esta constante presión provoca anorexia, bulimia, obesidad y lleva a las personas a la locura. ¿Adónde nos están arrastrando? ¿Quién se beneficia? La industria farmacéutica tiene una fuente inagotable de dinero con tanta obesidad y desórdenes alimenticios. Los doctores tienen asegurados miles de pacientes. McDonald’s seguirá haciendo “sonreír” a millones de seres durante lustros si todo continúa como hasta ahora.

El modelo consumista beneficia a los gigantes multinacionales, cuya riqueza supera el PIB de muchos países y, por tanto, amenaza la soberanía de los pueblos. Logran sus objetivos a costa nuestra y, aunque parece que somos indiferentes, en realidad no nos damos cuenta por la velocidad de la vida “moderna". La abundancia de productos en el mercado nos abruma y nos deja desprotegidos, con la sensación de que nunca tendremos suficientes cosas si no seguimos consumiendo.

El PNUD ya nos anunciaba en 1998 los niveles de consumo de nuestras sociedades: cada año, se gastan en EEUU cerca de 8.000 millones de dólares en cosméticos; en Europa, 11.000 millones en helados, 50.000 millones en cigarrillos, 105.000 millones en bebidas alcohólicas y 400.000 millones en narcóticos; en Europa y Estados Unidos, 12.000 millones en perfumes y 17.000 millones en comida para mascotas. PNUD calculó que se necesitaban 40.000 millones de dólares anuales durante diez años para cubrir las necesidades básicas de todos los seres humanos. Si elegimos seguir una vida de consumismo ciego en una burbuja rosa, al menos reconozcamos que no nos costaría nada ayudar a otros seres humanos a cubrir sus necesidades básicas. Es posible y es necesario.



Carlos Miguélez
CCS - España
21 de setiembre de 2005